¡Así es la vida!
 
Pero, no llores.
Vamos a la próxima pregunta.